miércoles, 6 de agosto de 2014

5x01: Vuelta Al...¿Trabajo?

NOTA: Antes de leer, mirad a vuestra derecha para que veais de que va este blog, solo es una PARODIA, todo lo que se diga no es VERDAD, solo ciertas cosas se asemejan. Asi que ahorraros comentarios estúpidos. Dicho esto, espero os guste.

Se encendió la luz. Sus pupilas se dilataron y entrecerró un poco los ojos cegado por tal ráfaga repentina. Andrés pudo ver que estaba en una sala de paredes reforzadas de lo que parecía acero, frente a él se encontraba un espejo, uno de esos en los que al otro lado se encontraban personas observandote y oyendote.
Su aspecto era desaliñado, tenía barba, sus ropajes estaban hechos jirones. Llenas de agujeros y con aspecto grisaceo, símbolo de que no se había cambiado en por lo menos un par de semanas.
Andrés se encontraba sentado frente a una mesa, con las manos esposadas y delante suya había un hombre bien vestido, con una carpeta con fotos de alguien pero no veía nada debido a que le habían cegado.
El hombre se puso a hablar mientras dejaba la carpeta encima de la mesa tirandola.
-Su nombre por favor.
Esa voz le sonaba pero ¿de qué? Enseguida lo averiguó cuando este dio un golpe sobre la mesa y le puso su cara frente a él cabreado: era Fernando Burgos, un poco más moreno (casi negro diría) pero era él.
-¡He dicho que como se llama!
-Pues Andrés-dijo con voz sosegada-. No hace falta que se flipe ni nada por el estilo, iba a contestarle.
-¡Las preguntas aquí las hago yo!
-Pero si no he hecho ninguna pregunta flipy.
Fernando le soltó un tortazo pero se pinchó con su basta barba y se sopló la mano dolorido. Andrés sonrió desdeñosamente, cosa que no gustó mucho a Burgos.
-¡Como osas a...!
-¿A dejarme barba?-Interrumpió Andrés-. Pues por cosas como las que acaba de hacer, que mi cara ya empezaba a desfigurarse de tanto hostión.
-¡Asi que lo reconoces!
-¡Pues si!-Dijo con tono burlón.
-¡Y encima no lo niegas!
-Ya veo que por muy negro que seas sigues siendo el mismo.
Fernando no vio un atisbo de que estuviese asustado, eso por alguna razón le sacaba de quicio.
-No entiendo, te hemos secuestrado, esposado y encerrado aquí y no veo atisbos de que reacciones como lo harían las personas corrientes-hizo una pausa-¡Joder, si hasta te estoy gritando!
-¿Y?-Dijo pasota y echandose para delante-. Ya he visto todo lo que tenía que ver en mi vida.
-¿Y por eso ahora anda por la calle cual mendigo? ¿Esta arruinado?
Andrés se miró de arriba abajo, sonrió y se señaló de cuerpo entero
-Un momento ¿piensas que no teng pasta por estar así?
-Hombre, alguien que la tuviese no andaría a las tres de la mañana andando por la calle como con dos cartones de vino en una bolsa y mucho menos con esos harapos-le olisqueó manteniendo las distancias-. Y no huele muy bien que se diga.
-Es todo un simple malentendido-Fernando se sentó para escucharle-. Verá, me acabo de mudar de sitio, ahora vivo en un piso más grande, por no decir que es casi como una mansión, gano mucha pasta como escritor de libros.
-Un momento ¿me estas diciendo que ahora esta forrado?
-Si, eso estoy diciendo.
-¿Y porque no he leido un solo libro suyo?
Soltó una risa ahogada.
-Quizás lo haya hecho-le miró de arriba abajo-. Aunque que quiere que le diga, no tiene pinta ni siquiera de saber leer.
-¿Que intenta insinuar?
Andrés movió la cabeza de un lado a otro.
-No lo he insinuado, le acabo de decir a la puta cara que es un inculto de mierda vamos.
Fernando le miraba con cara de sospecha.
-Amigo, porque soy periodista, sino me atrevería a decir que me estas llamando inculto.
-¡Es lo que le estoy llamando joder!-Dijo ya harto, recibió otra vez un hostión pero la barba de nuevo hizo su efecto.
-Podría afeitarse usted un poquito al menos.
-¡Si claro! Y recibir todas las hostias del mundo ¿no te jode?
-Veo que lo vas pillando.
Empezó a darse de cabezazos contra la mesa porque Fernando no pillaba una a derechas, este continuó con sus preguntas.
-Y si es usted millonario ¿cómo es que va con esas pintas?
-Llevan un mes alicatandome los baños, no tengo agua alguna y por eso huelo mal, no tengo un sitio donde ducharme.
-¿Un mes? Los que le alicatan los baños son panchitos ¿verdad?
-¡Ya estamos!-dijo ofendido Andrés-¿Porque tardan mucho ya quiere decir que son extranjeros? ¡Eso son estereotipos asquerosos propios de gente racista como usted!
-Lo son ¿verdad?
-Si, lo son pero... ¡No tiene nada que ver!
-Andrés es racista...-dijo apuntando en un papel dentro de la carpeta.
-Pero... que me estás contando.
-Acepto lo de que huela mal-dijo Fernando como si no hubiese ocurrido nada-pero ¿que pasa con su ropa?
-Le acabo de decir que no tengo agua, no tengo lavadora alguna.
-Pero la tiene echa jirones.
-¡Como que me la habeis roto vosotros cabrones!
Fernando se puso a mirar al limbo llevandose la mano a la barbilla y acariciandosela, como si estuviese pensando.
-No recuerdo eso, fijate tu.
-Normal, recordais lo que os sale de los cojones.
-¿Porque hablas en plural?
-Porque la gran mayoría de periodistas españoles sois así, unos hijos de su santísima madre que sois capaces de vender hasta a vuestros hermanos solo para hacer una campaña gratuita a "San Iker Casillas"-Hizo comillas con las manos haciendo ruido con las esposas.
Fernando se levantó enfadado y volvió a golpear la mesa, después le señaló con un dedo acusador, parecía Phoenix Wright.
-¡Protesto!-No lo parecía, lo era-¡Como osas mentar al santo de todos los santos! ¡Tu, promourinhista de mierda!
Andrés le contestó de la misma manera, se levantó y tambien golpeó la mesa con fuerza. Las esposas se rompieron.
-¡Vaya mierda de esposas!-Dijo con un dedo acusador a Fernando-¡Iker Casillas solo es un nombre, no alguien por el que dejarse el bolígrafo día si y día tambien! ¡A ver si entendeis de una putísima vez que el Real Madrid es el nombre que debeis proteger y jurar lealtad!
-La verdad es que las esposas eran de caramelo, no tenemos presupuesto para tener unas de verdad-Andrés cogió un trozo y las saboreó, eran sabor piña, su favorito. Fernando se dio un par de tortas para despertarse-¡Pero ese no es el tema! ¡El caso es que Diego López no es mejor que Casillas ni en mil millones de años! ¡Y por eso se va a largar!
Esperaba una reacción por parte de Andrés pero este seguía chupando el caramelo y mirandole con atención.
-Un momento-dijo Fernando-. Te acabo de decir que Diego López va a abandonar el Real Madrid y tu te quedas tan pancho.
-La información no se si es verídica pero eso ya lo sabía.
-¿Y usted como es que lo sabía?-Dijo poniendole un micro en toda la jeta, o al menos algo que se le parecía (y que no supo de donde lo sacó)
-No hace falta ser un puto doctorado en biomecánica cuantica para saber que eso puede o va a ocurrir.
-Pues fijese que yo ni me lo imaginaba.
Fernando Burgos cogió unos papeles que se encontraban dentro de una carpeta forrada de fotos de Iker Casillas.
Andrés empezó a comprender el porque había estado tanto tiempo alejado de ese mundo.
Lejos de la prensa vendida y con un nuevo pseudónimo. 
Así es como había aprendido a sobrevivir en un mundo donde su hermano había vuelto a Marca y en As estaban en plena guerra contra Mou y sus séquitos.
-Le veo distinto, como si...
-¿Hubiese madurado mucho más?
-No, como más mayor.
Andrés se dio un golpe en la cabeza, justo en ese momento una chica con una falda larga, su pelo moreno recogido en una coleta, con gafas y traje negro abrió la puerta.
-¿Se quieren callar joder?-Dijo en voz baja-. Hay gente leyendo y estudiando. Me dijo que no iba a haber gritos.
-Lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir.
-¿Estamos en una puta biblioteca?
-Si, es que no se me ocurría otro sitio donde sabía que no te buscarían otras personas y además, solo tengo una prima-señaló a la bibliotecaría-. Por eso me ha colado.
-Entonces tras el espejo no hay ni Dios ¿verdad?
-Pues no, porque esto no es una sala de interrogación, esto es una sala que ya no se utiliza-dijo la prima de Burgos.
Andrés fue andando hacia la puerta y Fernando le miró extrañado.
-¿A donde vas?
-Pues a casa, a continuar con mi vida de escritor... y columnista.
-¿Significa eso que vas a volver al mundo del periodismo?
-Si, eso mismo significa.
-¡No si puedo impedirlo!-Sacó una pistola y le apuntó.
La prima de Burgos se acercó a él y le soltó tal bofetón que le tiró la pistola al suelo y esta se rompió tambien en pedazos. Eso a Andrés le hizo sentir satisfacción, miró a los ojos de Fernando y entonces comprendió algo.
-Lo sabe ¡No puede esca...!
Volvió a soltarle otro bofetón.
-¡Que te calles joder! ¿Es que no lo entiendes?
Andrés salió corriendo, el periodismo español estaba de capa caída, no tenían ni para pipas. Las esposas y la pistola de caramelo eran las pruebas feacientes de ello. Era el momento de atacar.



2 comentarios:

Elopinador dijo...

Bien recuperando los origenes ¡¡ jjajajaja Espero q tengais tiempo para seguir ¡¡ Nos reimos mucho en el pasado con Andres y sus peripecias ¡¡¡

Todo Al Blanco dijo...

Intentaré traeros más frecuentemente :)

Publicar un comentario